La generación del trillo

Artículo Anterior Ver el Blog completo

Homenaje a una generación.

Trillando en la eraLa generación de estos niños no supo de teclados, sino de trillos y cambones; no conoció ludotecas, sino atardeceres en las eras; no manejó juguetes electrónicos, sino trallas y tornaderas; no se aburrió en cómodos sofás; pero sí sufrió, si rechistar, durante horas y días la dureza del banco y el polvo del trillo.
Esta generación trató de usted y la llaman de tú. Contestó: “mande usted” y hoy le responden: “no me da la gana”. Sufrió la dictadura de los padres y ahora padece la tiranía de los hijos.
Un psicólogo moderno diría que fue una generación explotada en su infancia, privada de lujos, comodidades, juguetes de marca, caprichos, maltratada por el sopapo del maestro, el soplamocos del padre o el azote (cachete en el culo) de la madre.
Fue una generación educada y preparada en el No, en la renuncia, en no pedir lo que no se podía conceder y en aceptar la negativa sin pataleo ni chantajes. Aprendió que con llorar no se conseguía nada. No conoció los derechos del niño, pero cumplió con sus DEBERES en casa, en la escuela, en la familia y hasta en la era.
Hoy, estos niños del trillo, que entonces recogieron sin ascos los “cagajones” de las mulas, recogen los frutos de aquella educación que recibieron y agradecen a la vida lo que les enseñó en aquella infancia muy diferente a la de un niño actual.
Cualquier tiempo pasado no fue mejor, pero algunos de los valores inculcados a los niños de antaño se echan de menos en los tiempos que vivimos.

Colaborador de Santa María de la Vega


Comentarios...

  • Enviado por: pedro
    Fecha: Abril 15, 2006
    Título: Otros tiempos...
    Comentario:

    Este colaborador expresa de una manera muy gráfica las enormes diferencias entre los niños de los años 50/60 y los niños de estos días. Una forma de crecer y educarse muy diferentes. Por supuesto que preferimos la forma actual pero ... ¿y los valores que esos "otros" niños, hoy padres, daban a las pequeñas cosas?... Eso se ha perdido... esperemos que no irremediablemente.

©2006 www.losvallesdebenavente.com

Aviso Legal - Datos Estadisticos