Un Benavente mejor

Artículo Anterior Ver el Blog completo Artículo Siguiente

ENRIQUE LUCIANO PAJARES BEATO. Son las doce de una mañana fresquita de mediados de este mes de Julio, tan atípico en lo climático. Voy por la Rúa, desde la Plaza Mayor a la Mota, y, materialmente, tropiezo con mi viejo amigo: Pepe del Amo. Llevamos muchos años sin vernos, pero nos reconocemos, nos miramos pensando que viejos estamos y nos damos un fuerte abrazo en compensación de todo el tiempo pasado sin saber uno de otro. Le recuerdo sus sueños de unir África con Europa a través del Estrecho de Gibraltar; fue un proyecto del que, en su tiempo, se hicieron eco periódicos de ámbito nacional; y surge la pregunta: ¿Qué haces por mi pueblo, te trae algún propósito de Arquitectura?
Su contestación es rápida y, en tono de pseudo enfado, me contesta:
- Siempre serás el mismo, ¡genio y figura! Nos vemos después de tanto tiempo y tú, como siempre, a lo tuyo. Yo quiero saber de tu vida; y ya olvidé el trabajo, que ya trabajamos lo nuestro; ya somos muy mayores para proyectos ajenos a la familia, los nietos tienen que ser nuestra ilusión.
Hablamos de los hijos, de los nietos y de todo el devenir de nuestras vidas. Luego me explica:
- Tenéis un Parador delicioso, y, en Villarrín, un pequeño campo de golf. He quedado con unos amigos de León para jugar en Villarrín y comer en el Parador. Quedamos que nos veríamos para desayunar a las diez de la mañana y me llamaron que, por problemas, estarían para comer. Te invito a unas cañas en el Jardín del Parador. Allí hablamos y, así, me haces compañía hasta que lleguen; y no te enfades, vendré para estar contigo o vendrás tú a verme al pueblo, me das tu teléfono y te llamaré antes de volver a Madrid.
Una vez sentados en el tranquilo recinto del Parador, le interrogo a mi manera:
- En fin, llevas más de cuatro horas en Benavente, qué te parece cómo ha evolucionado.
Su contestación es rápida.
- No he dejado de venir todos los años, y veo que la ciudad crece con lentitud y se expande fuera del Casco Histórico sin un plan de urbanismo muy definido, hay mucha arbitrariedad en las calles que se trazan; he visto, durante unos años, vallas de peligro en los cuestos de la Mota que de repente, sin una transformación ni trabajos de fijación, han desaparecido; he disfrutado un pequeño paseo por la carretera de la Coruña hasta la altura del Cementerio, por un camino arreglado que está muy bien; he visto la consolidación de la techumbre de Santa María; me horrorizan las pintadas en ese lazo precioso, con una armonía que es un canto a la belleza y está en el lugar y de manera ideal; me asustan las pintadas en la fachada de la biblioteca, demuestra los retrocesos de la nueva educación; he visto el hermoso edificio del Ayuntamiento, en abandono de sus funciones.
Ahora aprovechando tus conocimientos de arquitecto dime:
-¿Qué harías para mejorar Benavente?
Con una sonrisa de franca disposición, contesta:
- Primero, un polideportivo con campo de golf y dentro de él un gran parque público sembrado de quercus, en las canteras.
- Después, cambiaría todos los viejos sistemas de redes de infraestructuras; todo sería subterráneo.
- Luego, reacondicionaría la Ciudad con pavimentados efectivos, sin basureros a la vista y haría un proyecto de ciudad jardín: toda la ciudad, un jardín pensando en niños y viejos.
- También, haría una reestructuración de espacios de recreo donde exponer, con mérito y dignidad, las estatuas públicas y demás elementos ornamentales; tiraría a la basura los nidos de cigüeña de la plaza de los Bueyes.
En esto, aparecen por la puerta un hombre mayor que nosotros y un muchacho de unos veinte años, que casi gritan: ¡Pepe, perdón!
Pepe contesta:
- No pasa nada, mirad, os presento, Luciano.
- Me estrechan la mano y hacen su presentación.
- El mayor:
- Andrés Fajardo.
- El joven:
- Antonio López Fajardo.
Me despido de todos y cuando me voy escucho que el mayor dice a Pepe, invítale a comer con nosotros.
Pepe responde:
- No os preocupéis, es más que un amigo y voy a dedicarle un día.

La Opinión 20/7/2008


Comentarios...

No hay comentarios

©2006 www.losvallesdebenavente.com

Aviso Legal - Datos Estadisticos